Clases de religión

En más de una ocasión, hemos analizado en la Asociación de padres y madres o en algún Consejo Escolar de la escuela el tema de las clases de la asignatura de la religión, y vemos que esta asignatura preocupa a la gente, porque, entre otras cosas, rompe la dinámica y el funcionamiento normal de las clases. No vemos positivo que se obligue al alumnado que no quiere recibir enseñanzas de religión a elegir la Alternativa (unas 70 horas) y a adaptarse al horario de quienes, como las autoridades académicas, se empeñan en mantener la asignatura-adoctrinamiento en el horario lectivo. Una asignatura o la otra están de sobra.
Así, los/las que van a clase de religión no hacen lo mismo que los que se quedan en la aula normal, y los que se quedan en la clase no entienden esa disgregación.
Eso que parece tan democrático, que el que quiere va a la clase de religión y el que no quiere no va, tiene mucha miga. Si la Iglesia Católica no tuviese tantos privilegios económicos-financieros que arrastra históricamente, intensificados en la época de la dictadura de Franco, y que, a pesar de la secularización de la sociedad, todos los gobiernos de la democracia han consolidado, la Iglesia Católica no podría impartir clases de adoctrinamiento en la fe Católica en la escuela pública.
En la asociación no estamos contra las creencias religiosas, es más creemos que en una sociedad libre tiene que haber libertad de culto, pero para que eso sea real el Estado verdaderamente aconfesional, como dice la Constitución, debe de ser neutral ante las creencias, como neutral debería de ser la institución de la Enseñanza.
Los padres y las madres están en su derecho para educar a sus hijos en las creencias religiosas que crean conveniente, pero no vemos muy de recibo solicitar el auxilio de Estado, es decir, utilizar los recursos públicos, para que le ayude a transmitir esas creencias particulares.
Vemos a la Iglesia Católica cada vez más crecida: cuando gobernó el PP se envalentonó mucho, y ahora ha conseguido del gobierno del PSOE un aumento del la subvención del 34%, es decir, un 0,7% del IRPF (diciembre del 2006), la Ley de enseñanza (LOE) aprobada en 2005 por el gobierno de Zapatero que permite intensificar la asignatura de religión…
Por todo eso, como asociación, vemos necesario hacer una campaña de información y sensibilización, continuada en el tiempo, en defensa de una escuela laica, para lo cual organizaremos todos los comienzos de curso una recogida de firmas y os pedimos que la hoja adjunta firmada la entreguéis en el buzón del AMPA antes del 8 de noviembre para mandar una copia al Gobierno Vasco, Gobierno Central y al Obispado.
Es nominal, por tanto podéis firmar los dos. Tu firma, tu participación, es importante.

Bilbao, octubre-noviembre de 2008

Comentarios cerrados